miércoles, 25 de septiembre de 2013

Astronomía y Judaísmo


Épocas antiguas e historia

La actividad astronómica prehistórica está representada por un círculo megalítico parecido al de Stonhenge (en Inglaterra), y un observatorio en Rujm-el- Hiri, cerca de Jonathan en el Golán, que data del III milenio a.e.c.
La alabanza a las estrellas está mencionada en el Antiguo Testamento como algo permanente en los cananeos, pero los habitantes de Bashan que habían construido el círculo megalítico anteceden a los cananeos. Se sabe muy poco de ellos y del presumible rol religioso del edificio.
A los Israelitas del III siglo a.e.c., estos edificios sugerían el trabajo de gigantes (Refaím, o Anakim, Emim, Zuzim), y esta probablemente es la fuente de la leyenda acerca de razas de gigantes que vivieron en Israel antes de la conquista Israelita, incluyendo la caracterización de " un remanente de los gigantes" para Og, rey de Bashán, en el Deuteronomio y Josué. Efectivamente, el círculo de Rujm-el- Hiri es sólo uno entre los restos megalíticos de Bashan, situado en el Golán, Israel.

 
Rujm El Hiri - Antiguo Observatorio Astronómico




La Astronomía en la Mishná
El monoteísmo abstracto de los Israelitas y la centralidad de su creatividad intelectual sobre temas éticos fueron un detrimento para el natural desarrollo de la ciencia, como sucedió en Sumeria o Grecia. De todas formas, lo requerimientos agronómicos indujeron un ciclo de de festividades que fueron incorporados en su momento al judaísmo, y a los que se les dio significado e importancia nacional o étnica. Por lo tanto, surgió una necesidad de entender la recurrencia de las estaciones y de un calendario sincronizado al sol, luna y tiempo sideral.

Muchos sabios mishnaicos conocían grandes volúmenes de astronomía, como los tanaítas Ioshúa Ben Zakai, el patriarca Gamliel II, y en particular Ioshúa ben Hananiah.
En el tratado de Horaiot, que trata errores de la justicia, se relata la siguiente anécdota:
"Rabi Gamliel y Rabi Ioshúa fueron juntos a un viaje por el mar. Rabi Gamliel llevó una ración de pan, Rabi Ioshúa llevó una similar cantidad de pan y en adición, una reserva de harina. Ya en el mar, utilizaron toda la ración de pan y debieron recurrir a la ración extra de harina. Rabi Gamliel le preguntó entonces a Rabi Ioshúa: ¿Acaso sabías que nuestro viaje iba a durar más tiempo que lo usual, cuando decidiste llevar esta reserva de harina? – Le contestó: Hay una estrella que aparece cada 70 años e induce errores de navegación. Pensé que tal cosa podría suceder y nos dejaría a la deriva..." 

Esta observación es generalmente interpretada en relación al cometa Halley, con un período de aproximación de 76 años. Observar la periodicidad de un cometa, con un lapso tan largo, requiere el registro durante muchos años; y se estima posible que los sabios mishnaicos heredaran dichos registros de los sabios de la Gran Asamblea (antes del 300 a.e.c) quienes los recibieron durante el exilio babilónico (586-537 a.e.c.) de los "caldeos" (de Sumeria, Acadia, etc, hacia atrás al III milenio a.e.c) .
Efectivamente los nombres agriculturales de los meses fueron reemplazados por nombres sumerios y acadios después del apresamiento en Babilonia.
Otras verificaciones y dataciones sugieren que en vez del cometa Halley se trata de la variable Mira Ceti (una estrella gigante roja).

 
La cola del cometa Halley se confunde con la variable Ceti Omicrón


Mar Samuel, que fue decano de la Academia Talmúdica de Nehardea cerca del año 220, era un astrónomo que podía calcular y ajustar el calendario con gran precisión, intercalando un mes extra o reasignando la longitud de un mes. Dichas prescripciones y ajustes están escritas en el tratado de Baraita. Éste incluye un ciclo de sincronización cada 19 años hasta el mismo día de hoy en el calendario judío.

Siglos más tarde, los judíos fueron activos participantes del Imperio Mahometano. Recordemos que las matemáticas y la astronomía avanzaron muchísimo durante el período bizantino siendo Omar Khayam un profesional para resolver ecuaciones cúbicas factorizables, aparte de escribir su Rubayat. El primer tratado acerca del Astrolabio fue escrito en árabe por un judío de nombre Ioel, conocido como Masha–Allah de Basora (Irak) cerca del año 800.

También escribió un libro sobre eclipses lunares y solares que fuera traducido al hebreo por Abraham Ibn Ezra ("Sefer bekadrut halevana ve hashemesh").
Sind ben Ali, un judío herético fue el mayor contribuyente para las tablas astronómicas del califa Maimun. 
La escena ahora viaja a España en donde Abraham bar Hyia Hanasi de Barcelona (1336) mejoró esas tablas. Bar Hyia fue un prominente matemático y astrónomo, famoso en su campo por sus libros de texto. Introdujo en Europa la trigonometría árabe.


 
Sefer Tzurat Haaretz - Abraham Bar Hiya




Rabi Moshé ben Maimón (Maimónides) hace un completo rechazo de la astronomía, único en su campo durante siglos. Rabi Levi ben Gershom (Gersónides) fue uno de los más grandes astrónomos de su época.
El Zohar, una compilación de escritos místicos judíos escrito en España en el siglo XIII, se anticipa a Copérnico diciendo que "toda la tierra gira en un círculo como una bola; una parte está arriba cuando la otra está abajo; una parte es luz cuando la otra es oscuridad; es día en una parte cuando noche en la otra".
Los judíos tuvieron un rol decisivo en la preparación teórica de los grandes viajes del descubrimiento en el siglo XV. 

Los siglos XVI y XVII vieron a los judíos con grandes sufrimientos y por lo tanto sus contribuciones a las astronomía decayeron notablemente.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Dejame tu opinión o sugerencia! Te recuerdo que no publico ni contesto comentarios anónimos. Gracias.