jueves, 21 de noviembre de 2013

Lilith



Durante 4000 años Lilith ha vagado por la tierra, nutriendo las míticas imaginaciones de los escritores, artistas y poetas. Sus orígenes oscuros parten de la demonología babilónica en donde se utilizaban amuletos y encantamientos para contrarrestar los siniestros poderes de su espíritu que sobrevolaba mujeres embarazadas y niños. Luego, Lilith emigró al mundo de los antiguos hititas, egipcios, hebreos y griegos. 




Tiene una sola aparición en la Biblia (su mención es mucho mayor en la literatura apócrifa, estudiada por los kabalistas), como un demonio del desierto, en el libro de Isaías. En la Edad Media reaparece en fuentes judías como la malvada primera esposa del Adam.
Durante el Renacimiento, Miguel Ángel retrató a Lilith como mitad humana mitad serpiente, enrollada alrededor del Árbol del Conocimiento.

El mito de Lilith representa el caos, seducción y todo aquello alejado de lo divino. Así, en cada aparición Lilith ha echado un encantamiento sobre la humanidad.

El antiguo nombre “Lilith” deriva de una palabra sumeria para demonio o espíritus del viento - lilītu y su relacionada ardat lilǐ. Lilītu mora en tierras desérticas y lugares a campo abierto y es especialmente peligrosa para mujeres embarazadas y niños. Sus pechos están llenos de veneno, no leche. Ardat lilī es una mujer sexualmente frustrada e infértil que se comporta agresivamente hacia hombres jóvenes.

También se la menciona en los Rollos del Mar Muerto dejando como evidencia que la comunidad de Qumrán seguramente estaba familiarizada con el pasaje de Isaías y las características de Lilith.

Siglos después de la escritura de los Rollos del Mar Muerto, eruditos rabinos completaron el Talmud de Babilonia (cuya edición finalizó circa del año 500 a 600) y los demonios femeninos viajaron a las investigaciones y exégesis judías.

 El Talmud (la palabra hebrea deriva de "estudio") es un compendio de discusiones legales, relatos sobre grandes rabinos y meditaciones de los pasajes bíblicos. Las referencias
Talmúdicas a Lilith son pocas, pero nos dan un pantallazo acerca de lo que los intelectuales pensaban sobre ella. La Lilith del talmud evoca las viejas imagenes babilónicas ya que tendría "cabello largo" (Eruvin 100b) y alas (Niddah 24b). La imagen talmúdica de Lilith también refuerza impresiones mucho más antiguas como las de un "súcubo", un demonio con forma femenina que tiene sexo con hombres mientras ellos duermen. Las prácticas homosexuales incompletas también se vinculan con Lilith ya que perrsonifica el mito del demonio-amante poderosamente.

“¡Ata a LIlith con cadenas!” dice la advertencia en hebreo en este amuleto del S. XVIII o XIX; intentando proteger a un niño de la demonio. La imagen de Lilith aparece en el centro. Para los entendidos en Kabalah, los pequeños círculos que bordean su cuerpo representan la cadena. El Tetragrama o Nombre Sagrado (Iod Hei Vav Hei) se encuentra en su escritura permutada con ATBa"Sh (método de permutación guemátrico) bajo su pecho (las letras IHVH aparecen como MZPZ).




Debajo hay una plegaria: "Protege a este niño que es un recién nacido de todo daño y maldad". Amén" Rodeando la imagen central hay abreviaturas de citas del libro bíblico de Números 6:22–27 y el Salmo 121.

Según el Alfabeto de Ben Siráh, libro apócrifo, Lilith misma prometió que no dañaría a ningún niño que use un amuleto con su nombre.

Continuará...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Dejame tu opinión o sugerencia! Te recuerdo que no publico ni contesto comentarios anónimos. Gracias.