domingo, 15 de diciembre de 2013

Tu B´Shevat



 El Año Nuevo del los Árboles

El culto la veneración de los arboles y del ciclo vegetal proviene del descubrimiento de la agricultura en el  neolítico, periodo prehistórico que abarca aprox. del –7000 al -2500, aunque desde mucho antes el hombre
comía frutos y vegetales.  Periodo fundamental de desarrollo para la humanidad: de economía depredadora a economía de producción se desarrollo la agricultura y ganadería, primeros asentamientos estables, surgió la cerámica y la artesanía textil.

Indios y aborígenes de todas las culturas tienen rituales de renovación que giran  en torno al arbol  (o poste sagrado) símbolo del eje cósmico y perpetua regeneración de la vida. El arbol revela la fuerza de lo sagrado en virtud de lo que es en si mismo, mediante el poder de su presencia física y sus transformaciones estacionales. La tierra es considerada universalmente la Madre de todas las cosas y las raices de los Arboles descienden misteriosamente hasta las profundidades de la Gran Madre Tierra. Desde la germinación hasta la muerte el arbol se mantiene unido a su madre, la tierra fuente de permanente renovación/.

De acuerdo a la cosmovisión Mapuche, el We Xipantu (se pronuncia hue tripantu) corresponde el fin de la etapa de Rimungen (otoño) o el tiempo de la caída de las hojas de los árboles, el cual marca el inicio de las temporadas o estaciones en que se divide el año. Es el inicio de la re-conexión entre la materia y el espíritu, ademas de la reafirmación de la relación armónica entre hombre y naturaleza o Ñuke-Mapu (madre tierra), manteniendo así el balance que permite el desarrollo y bienestar de todos los seres vivientes del wallmapu (territorio mapuche). Tambien constituye la renovación de los ciclos productivos y al comienzo del día Ngnechen (Dios Mapuche) purifica y bendice las aguas de los rios, lagos y vertientes



La fiesta por el sol comienza la noche del 20 de junio en torno al reloj solar que marca físicamente la ubicación exacta del Trópico de Capricornio. A la hora del paso del sol por cenit, que varía cada año generalmente después del medio día, se saluda al Astro Rey ya que se dirige al Hemisferio Norte a llevar su luz y calor a esa región del planeta, para regresar el 21 de Diciembre para el Capajraini (la fiesta de la abundancia).
El "Inti Raymi" fue sin duda la más espectacular de las celebraciones en los tiempos de los Incas. Estuvo destinada a rendirle culto al Sol y se llevó a cabo el 21 de Junio de cada año (solsticio de invierno) en la plaza principal de la ciudad del Cuzco.
Su gran importancia se debió a que en la mitología andina se consideraba al pueblo Inca como descendiente del dios Sol por lo tanto debía rendírsele pleitesía con una celebración suntuosa. Además, la fiesta era llevada a cabo al final de las cosechas de papa y maíz a modo de agradecimiento por las abundantes cosechas; o en su defecto, para pedirle mayores cosechas en la próxima temporada. Por otro lado, los Incas sabían que en el solsticio de invierno la Tierra se encuentra en el punto más lejano del Sol, temiendo que los abandonase los incas realizaban estos enormes rituales para pedirle al Sol que no los dejara.


De acuerdo a la Kabalah, el día quince del mes Shevat tiene una gran importancia. Un completo seder (o festejo) de frutas y vegetales se prepara para la gran corrección (o Tikkun) que brinda este día.
En Año Nuevo (Rosh Hashaná) todo es decidido. Cualquiera sea la cantidad de sustento que un ser vivo fuera a recibir durante el año, es fijado en ese día. Sin embargo, la manifestación de esa porción divina (o Shefa) se concreta en diferentes épocas del año según el Plan Divino.

El 15 de Shevat es exactamente la mitad del invierno en el hemisferio norte. Este es el día de la resurrección de la vida vegetal. Durante los meses de invierno, el reino vegetal permanece adormecido bajo la helada tierra, esperando la primavera para, una vez más, abrir sus semillas y florecer sobre la tierra. Aún así, todos sabemos, que ninguna forma de vida puede crecer y desarrollarse sin primero recibir su contraparte espiritual de nutrición desde Arriba.
Tu B´Shevat, es decir durante la luna llena de Shevat, es el día en que el flujo espiritual se riega sobre el reino vegetal. En este día, ellas reciben su sustento espiritual que les permite despertarse y cumplir con su servicio a la creación, una vez que la primavera llega. Por lo tanto, este se considera el Año Nuevo para el mundo vegetal (llamado en hebreo Ilanot, para los árboles).
El 15 de Shevat se celebra “El Año Nuevo de los Arboles”, de acuerdo con la escuela de Hillel; de acuerdo con la escuela de Shamai es el primero de Shevat. El año “Nuevo de los Arboles” es el día desde el cual se calcula el año según los frutos de los árboles, para saber como cumplir la mitzvá de maaser ( el "diezmo", las frutas que florecen después de esta fecha no se consideran para el cálculo del maaser junto con las del año anterior) y orlá (la fruta hasta el tercer año de fructificación del árbol, que es prohibida). Es celebrado repartiendo los frutos, especialmente los de las siete especies con las que es bendecida la tierra de Israel.
La letra tzadik simboliza al verdadero tzadik ("el justo"), como está dicho: "y el tzadik es el fundamento del mundo". El tzadik consumado de la generación personifica al Arbol de la Vida en el Jardín del Eden (cuyos árboles corresponden a las almas de los justos).

Arbol = Etz =160 Tzelem 160 La imagen suprema el modelo más integro de perfeccion espiritual.
La forma misma de la letra (especialmente la de la tzadik del final de palabra, que representa la verdadera manifestación del justo en el futuro) se asemeja a un árbol. En la Torá el hombre es llamado etz hasadé ("el árbol del campo") que equivale a 474 = daat, la propiedad especial del hombre en general y del tzadik en particular. Daat es el poder de la "conección"; el mes de Shevat es el mes de la coón con el verdadero tzadik de la generación, el Arbol de Vida de la generación
Para celebrar este presente divino de sustento y providencia, se arma un Seder íntegro de frutas y vegetales. Comiéndolos y recitando las bendiciones apropiadas sobre ellos, nosotros ofrecemos Shefa al Cielo en agradecimiento por todo lo que nos da. Por medio de este acto, intentamos aumentar la abundancia que Dios provee al reino vegetal.
Existen diferentes costumbres acerca de cómo deben ser comidas las frutas y vegetales, pero las que están basadas en la Kabalah proviene de fuentes inobjetables como la del Rabi Jaim Vital, que utiliza 15 o 30 frutos distintos.
Como todo en el Universo, desde el punto de vista kabalístico, las frutas y los vegetales se dividen en 3 clases diferentes:

Las que emanan de Beriah, o  briáticas se comen con sus cáscaras (klipot), las ietziráticas tienen su klipáh dentro de ellas, (que se descarta), y las assiáticas tienen su cáscara afuera que se quita y se descarta.
Briah: Higos, uvas, manzana roja, peras

Ietzirah: datiles, aceitunas, bayas, cereza, manzana silvestre

Asiah: granadas, almendras, avellanas, maní, nueces, o cualquier fruto similar con cáscara gruesa que deba ser rota. 



La ingesta de estos frutos y vegetales nacidos de árboles, con sus apropiadas bendiciones antes y después, se considera un Tikkun (o rectificación) del error cometido por Adam, al comer del fruto prohibido del Árbol del Conocimiento del Bien y del mal.
No existen correlaciones de frutas y vegetales surgentes del mundo de Atzilut por dos razones:La primera es que no hay klipot para quitarles y el segundo, el mundo de Atziluth es la fuente de Shefa (o influjo, sustento divino). Es claro que la espada llameante representa las fuerzas de la Klipah que forman una cascara alrededor del Jardín del Eden y del Arbol dela Vida


En el judaísmo el Arbol de la Vida suele aparecer representado por el almendro en flor, que es el Arbol que anuncia en Oriente próximo la llegada de la primavera, pues sus radiantes flores blancas florecen mucho antes que las hojas. Moisés recibió la orden de construir las copas, letras mayúsculas y flores de la Menorah en forma de almendra (Ex. 25: 31-40. Shaked+almendra, amigdala: dqw = wdq

El Arbol de la Vida está defendido por poderosos seres. Para llegar al centro y comer los frutos de la inmortalidad y beber el elixir de los dioses hay que conquistar lo sagrado. Querubines: guardan la entrada al Arbol de la Vida en el Eden(Gn.3:24)

Como resultado por haber comido del Arbol del Conocimiento del Bien y del Mal antes de serle permitido, Adam fue expulsado del Jardín, del Universo de Ietzirah, a nuestro mundo fisico, a un estado mental que es esencialmente el de Asiah. A partir de ahora no podrá más regresar  a su estado previo debido a los querubines, los angeles guardianes de Ietzirah. Junto con una espada llameante que gira estos dos querubines estaban estacionado alli para “guardar el camino del Arbol de la Vida”.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Dejame tu opinión o sugerencia! Te recuerdo que no publico ni contesto comentarios anónimos. Gracias.