martes, 21 de enero de 2014

¿Cómo funcionan las palabras de poder?



Los Nombres Sagrados y las Palabras de Poder no funcionan por sí mismas sino por quién las emite o posee. Entrénate para volverte hábil o fuerte en este tipo de operaciones y cada palabra que digas será una Palabra de Poder. Cuando la mente enfocada está adecuadamente unida con pasión emocional y canalizada de forma correcta, normalmente a través del silencio y la calma, entonces hasta la palabra más simple puede volverse en poderosísima herramienta mágica. Éste es el secreto de la bendición.




Cuando uno visita a un sabio, o kabalista para recibir una bendición éste no murmura simplemente algunas palabras y tampoco se limita a mantener el mero deseo de que te vaya bien. Más bien, el sabio se toma un momento de pausa, se enfoca o se concentra, y entonces en unas pocas y cortas palabras proyecta la fuerza de su poderosa mente a través de las palabras hacia ti. Esto lo efectúa usualmente poniendo su mano sobre tu cabeza; o habiendo previamente bendecido la comida que ha sido puesta ante él, y te ofrece compartir. Si un rabino o kabalista alguna vez te ofrece algo de comer o beber, nunca seas tan necio de declinar la invitación.



Rabbi Itzjak Kadouri
Rabinos y kabalistas dedican toda su vida al estudio de la Toráh. Ellos desarrollan una mente enfocada y pasión del corazón naturalmente a través de su misión y talento. No necesitan practicar ciertos tipos de meditación y ejercitarse de la manera que otros deben hacer. 


No todos pueden dedicar su vida el estudio. La mayoría de nosotros debe salir a ganarse la vida y por lo tanto distraerse con las necesidades de la vida cotidiana. Esto es obvio. De todas maneras, esto no significa que la persona común no pueda aprender las técnicas necesarias para utilizar sus poderes mentales. Aunque uno nunca pueda llegar a ser como un sabio o kabalista, igualmente puede desarrollar habilidades que al mismo tiempo ayudarán a crecer y evolucionar mejor en su vida cotidiana. 


Sea cuál fuere la técnica meditativa que uno elige, uno debe tener una imagen clara de qué es lo que busca, y recién entonces comenzar la práctica. Sin esta premisa cualquier ejercicio carece de validez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Dejame tu opinión o sugerencia! Te recuerdo que no publico ni contesto comentarios anónimos. Gracias.